lunes, abril 26, 2010

¡Qué alguien me explique el final de Biomega!


Joer que trauma tengo con el Nihei. ¡Y cómo me molan sus mangas! ¡Qué dibujo más chulo! ¡Pero qué narrativa tan horrible y confusa! Tan confusa que me acabo de leer el último tomo de Biomega y se me ha quedado una cara de pardillo que es para retratarla y enmarcarla. ¿De qué cojones va todo esto? ¿Se ha terminado ya? ¿Qué ha pasado? ¿Me lo explica alguien? Podría releerme de nuevo toda la serie, a ver si me entero, pero es que me da una pereza que ni te cuento...

Si no recuerdo mal a mi me vendieron Biomega como precuela de Blame y me pillé la serie precisamente para enterarme de que porras pasaba en Blame, que es otra serie del Nihei que mola que te pedes siempre y cuando no intentes buscarle sentido. ¿De qué cojones trataba Blame? ¿Y por qué se terminaba en el tomo 10? ¿Al final el prota encontraba lo que andaba buscando o no? En fins, que yo esperaba encontrar respuestas en Biomega a todos los interrogantes de Blame, para saber de donde venía la calamidad drone, la netsphere y todo eso, pero es que me he quedado con más enigmas que respuestas (y con una cara de tonto que es para sacarme fotos, ya os lo he dicho).

¿Cómo es que los de Adlo no se han fijado ya en este autor tan GENIAL que es el Nihei?

¡Si hasta trabajó para Marvel y todo!

domingo, abril 04, 2010

Japanadas: Kimishine.

Todo comenzó tal y como comienzan siempre estas cosas: buscando videos chorras japos por el youtube...



Y rebuscando, rebuscando llegué a encontrarme con esto:



¡Rabbits!

sábado, abril 03, 2010

De cine: Furia de Titanes.


Creo que ya lo he comentado más de una vez: la nostalgia es muy mala, muy puñetera y los bonitos recuerdos de la infancia mejor dejarlos aparcados en el pasado, donde no molestan. Y lo digo precisamente porque yo también fui uno de esos niños que flipaban en colores con las pelis de Ray Harryhausen. Aquellas pelis eran cojonudas, vamos a decirlo bien alto y claro. Y eran cojonudas porque en las pelis de Ray Harryhausen salían los monstruos más grandes, más malos y más molones... pero... ¡Ay! ¡Qué mal que ha envejecido la stop-motion! Vistas con ojos actuales esas películas resultan totalmente desfasadas y demasiado “clásicas” para los gustos modernos. Y supongo que esa es la razón que ha empujado a la Warner Bros ha realizar un remake de tan añejo título. Y ciertamente han modernizado la historia adaptándola a los gustos actuales... con todo lo malo que eso conlleva:

¿Por donde empiezo a sacarle defectos a esta película?

Hagamos una lista:

1º) Héroe testosterónico: han cambiado al bisoño Perseo de la original por un héroe de acción más acorde con los tiempos actuales... pero se les ha ido la mano. Creo que a nadie de la platea le hubiera extrañado un ápice si al Sam Worthington le diera por sacarse de la manga un par de uzis al final y se liara a tiros con el Kraken.

2º) Acción a lo Michael Bay: ¿Qué ha pasado? ¿Qué ha sido eso? ¿Quién ha matado a quien? ¿Qué son todos esos borrones que se mueven a toda velocidad por el rabillo del ojo? Los que hayan sufrido en el pasado los desmanes del Bay sabrán a lo que me refiero... cámaras que no se están quietas, acción desenfocada, montaje epiléptico. ¿Se imaginan sufrir esto en 3D? ¡Pues los mangurrianes de Warner Bros lo han hecho! Menos mal que yo me fui a verla en 2D porque con las dichosas 3D me podría haber explotado la cabeza... por cierto... ¿Se imaginan Transformers 3D? ¡Brrrrrrrr! ¡No quiero ni pensarlo!

3º) Secundarios cómicos insufribles: la mayoría de la gente parece estar de acuerdo en que lo peor de la peli original era la inexplicable presencia del simpático robotito volador Bubo, que no pintaba nada en aquella historia (en el remake incluso se permiten hacer un chiste a este respecto) pero es que esta vez tampoco se han salvado de meter la pata en este tema hasta el fondo. Como no podían meter a un negro en la Grecia clásica han metido a un par de árabes, para que nos riamos de ellos porque tienen acento y hablan raro.

Ya es oficial: los árabes son los nuevos negros de Hollywood.

4º) Añadidos totalmente prescindibles: vale que la gran mayoría de hombres de Perseo son carne de cañón, y vale que ya sabemos de antemano que van a morir todos como conejos en día de cacería, pero... ¿me explica alguien que pinta en esta historia el djinn? Aparece sin venir a cuento, se une al grupo, no hace nada de nada y luego se muere. Creo que ya tengo una nueva frase hecha para usar en mi particular vocabulario friki: “Eres más inútil que el Jinn de Furia de Titanes.”

5º) Una fémina totalmente asesinable: con el personaje de Io me ha pasado lo mismo que con el Jinn. ¿Qué hace una chica como tú en un sitio como este? ¿No se supone que la chica del relato es Andrómeda? ¿Piensas hacer algo más aparte de morirte? En fin... Supongo que habrá sido una exigencia de los de la Warner, para que no hicieran con Perseo los mismos chistes malinchistas que hicieron en su día acerca de la sexualidad y la hombría del Leonidas de 300...

6º) Actorazos como la copa de un pino totalmente desaprovechados: ¿Tan mal andas de dinero Liam Neeson? ¿No te da vergüenza verte en estas Ralph Fiennes? Aunque lo más alucinante e inexplicable es lo de Danny Huston... porque ese que salía en una esquinita un momentito haciendo de Poseidón era Danny Huston. ¿Lo sabíais? ¿Cuánto habrá cobrado por ese cameo? ¿¡Y por qué porras no le dieron a él el papel de Hades!?

Vamos, que podría seguir así toda la tarde, sacándole punta a detalles absurdos como lo del águila calva yanki en Grecia, o que la mitología se la pasan por el arco del triunfo, pero es que en algún momento tengo que parar con esta crítica. En resumen: que los de la Warner nos podrían haber ahorrado totalmente este remake. ¡Y yo me podría haber ahorrado los 6 euros de la entrada! ¿Por qué porras habré picado con esta? ¡Pues porque salían monstruos gigantes en el trailer! ¡Arghhhh! Que fácil que es engañar a un friki... y lo peor de todo es que me temo que volveré a picar como un pardillo si algún día hacen más remakes con el resto de la pelis de Ray Harryhausen. ¿Qué no?