viernes, octubre 28, 2005

La Ciudad de los Villanos. Segunda Parte.

Ayer le comentaba las cosas que me habían gustado durante la Beta de lo poquito que me dio tiempo a ver. Hoy les comentaré los detalles que ya no me gustaron tanto...

Vamos a ponernos en situación. ¿Qué desea realmente un Archivillano? ¿Dinero? Para eso te metes a banquero. ¿Fama? Para eso te metes a estrella de Hollywood. ¿Poder? Para eso te metes a político. ¿Qué es lo que motiva realmente a los señores del mal? ¡Provocar el terror! Sembrar el caos y la destrucción. Que la gente huya despavorida ante tu sola presencia y que tengan tanto miedo de tu persona que no se atrevan siquiera a pronunciar tu nombre. ¿Han conseguido este efecto en el City of Villains? Sinceramente, no. En absoluto. Puedes ser el tipo más violento, sádico y despreciable, que los viandantes pasan a tu lado como si tal cosa. Te ignoran y algunos llegan incluso a insultarte. ¿Y que puedes hacer tú? Un villano de renombre le arrancaría la mandíbula inferior a cualquier atrevido lenguaraz, pero en este juego no se puede. Los inocentes urbanitas no son un objetivo valido. Así que no pienses que vas a poder desfogar tus instintos homicidas masacrando gente. Para eso ya están los juegos como el Postal. Aquí vas a tener que limitarte a los enemigos. Aunque siempre puedes desquitarte machacando policías. ¡Cómo lo oyen! ¡En la ciudad de los malvados existe un cuerpo de policía! Aunque estos ya tienen aceptado su sino y llevan escrito en la frente la palabra “RIP”.

En cuanto a los enemigos a batir, aquí vienen más malas noticias. Resulta que todas las bandas callejeras presentes en City of Heroes se han mudado a esta nueva ciudad y ahora están luchando a muerte por conseguirse un territorio. ¡Y tú estás en medio de todo el fregado! Por lo que vas a tener que liarte a puñetazos de nuevo con toda esta morralla que ya apalizaste en Parangon. Están todos: Los Skulls, Lost, Hellions, Freakshows, etc.

Que quieren que les diga, yo si me apunte a esta Beta fue para romperles la jeta a los tipos de los superleotardos. No para pelearme con unos yonquis drogadizos de mala muerte. ¿Y los supertipos? ¿Están? Pues sí. Resulta que patrullando por los callejones oscuros de Rogue Island podremos encontrarnos con los de la Parangon Elite, que eran los tíos del disfraz hortera de color blanco y rojo que nos servían como instructores en el City of Heroes. Solo con verlos por aquí ya se te despiertan las ansias asesinas y no podrás evitar abalanzarte sobre ellos para hacerles la cirugía estética con los puños. ¡Si es que van provocando!

Otra cosa que tampoco terminó de convencerme fueron las misiones. Cierto que con mi primer atraco a un banco disfruté como un crío, pero luego te vas dando cuenta de que la mecánica de juego, en lo referente a misiones, es exactamente la misma que en el City of Heroes. Un ejemplo, en el City of Heroes tenías que cumplir misiones de rescate de rehenes; en el City of Villains las misiones son exactamente las mismas, solo que ahora en vez de rescatarlos, se supone que raptas a la gente. Pero en el fondo es lo mismo. Estas misiones consistirán en entrar en la guarida de alguna banda callejera, encontrar al tipo y liquidar a sus guardianes. Lo mismo pasa con otras misiones. Las que antes eran de encontrar objetos robados, ahora son de robar objetos; las de desactivación de bombas ahora consisten en poner explosivos; por no mencionar las sempiternas misiones mata-mata en las que te encargan arrasar con todo bicho viviente. No olvidemos que esto no es un juego independiente. Es la primera expansión oficial del City of Heroes y es lo que hay.

¡Esto es todo! Me hubiera gustado comentar algo más, pero es que en tan solo 5 días apenas tuve tiempo de jugar nada más. Me he quedado con las ganas de poder construirme mi propia fortaleza del mal, pues una de las novedades que se incluyen con esta expansión es la posibilidad de tener tu propia guarida. Algo bastante lógico, debo añadir. ¿Qué sería del doctor Frankenstein sin su laboratorio? ¿Qué sería de Drácula sin su castillo? ¿Qué sería de Darth Vader sin la Estrella de la Muerte? ¿Y de Magneto sin el asteroide M?

Si son fanáticos de los MMORPG y ya han probado otros juegos como el Everquest o el World of Warcraft, quizás este no sea su juego, pero si son de los que disfrutaron con el City of Heroes, les recomiendo que prueben a pasarse al lado oscuro. ¡Nos vemos en Rogue Island!

jueves, octubre 27, 2005

La Ciudad de los Villanos. Primera parte.

¡Vaya! Yo dispuesto a pasarme otra semana más viciándome a tope con la Beta del City of Villains y al intentar conectarme hoy resulta que no puedo porque la Beta terminaba justamente ayer día 26. ¡Mecachis! Mira que tengo mala pata.

En apenas 5 días casi no me ha dado tiempo de jugar lo suficiente como para poder darles una opinión más sólida respecto al juego, pero si puedo decirles que con lo poquito que he jugado, me he divertido bastante. Aunque supongo que yo ya estaba más que predispuesto a pasármelo bien antes de comenzar a jugar. Siendo como soy, la idea de poder meterme en el pellejo de un archivillano maléfico me resultaba, como mínimo, interesante, aunque solo fuera por unos días.

Lo que más me ha gustado sin dudarlo es la gran cantidad de posibilidades a la hora de personalizar el aspecto de tu villano. Se le pueden añadir a tu uniforme un buen montón de detalles macabros y terroríficos, no disponibles anteriormente en el City of Heroes, aunque yo personalmente he echado en falta algo un pelín más sangriento. He intentado crearme un Corruptor con aspecto de cenobita de Hellraiser y no he quedado muy satisfecho con el resultado final. Tenía ojos y labios cosidos con hilo y un buen montón de alambre de espino alrededor de los brazos y el torso, pero le faltaba el toque final del pecho cubierto de llagas sangrantes, que le habría dado un aspecto verdaderamente temible. Tras mucho meditarlo finalmente se me ocurrió que si lo que quería era dar miedo de verdad, lo mejor sería probar a crear un pedazo de bestia enorme con cara de pocos amigos. Al final me hice un Brute gigantesco (un Brute en el universo Marvel vendría a ser el Juggernaut, para entendernos) con aspecto de zombi desayunacrios, con verdadera cara de mala hostia. ¡Qué pena que no se me ocurriera sacarle un buen par de capturas de pantalla!

En cuanto al juego en sí, ya logran ponerte en situación, nada más empezar, con el tutorial. Todo comienza con una fuga de la prisión de Parangon, organizada por los hombres de Arachnos para liberarte. A mi me ha parecido una muy buena idea. ¡Eres malo y lo sabes! ¡Estabas en prisión por perro y villano! ¡Y han venido expresamente a sacarte a ti! Mientras escapas, tienes que ir cumpliendo pequeñas misiones, en las que se te van explicando las diferentes mecánicas del juego. Por ejemplo, para aprender a combatir te ordenan que te partas la cara con otros presos fugados, para probar tu valía y cosas así. Lastima que la sensación de ser alguien importante se termine con la misma rapidez con la que se termina el tutorial. Ya una vez en las calles de Rogue Island te conviertes en un don nadie y te vas a tener que ganar la vida como un vulgar ratero de tres al cuarto, realizando misiones de poca importancia a sueldo de otros tipos mucho peores que tú. ¡Nadie dijo que la vida de maleante fuera fácil!

En cuanto a la ambientación está, en mi opinión, bastante lograda. Esta Ciudad de los Villanos vendría a ser una especie de mezcla entre la Genosha de Magneto y el Brasil de Lula. Los ricos viven en buenos apartamentos, en barrios de lujo protegidos en el interior de una especie de fortaleza gigantesca supertecnificada (la fortaleza del propio Arachnos), mientras que los pobres y los mendigos viven en barrios ruinosos, llenos de chabolos infectos, edificios a punto de derrumbarse de puro viejos y callejones oscuros en los que no apetece meterse por lo que pudiera pasar.


Mañana les seguiré contando más cosas del juego...

El otro busto de Frost.

¡No puede ser que se me pase una semana entera si hablarles algo de nuestra villana favorita! ¿En que estaría yo pensando?

Hace unos días les preguntaba inocentemente que si al leer el título del post “El busto de Emma Frost” habían pensando automáticamente en alguna otra clase de busto...

Pues aquí lo tienen. ¡Justo el busto en el que estaban pensando!



¿Satisfechos?

¡Este esta mucho mejor que el otro basado en el dibujo del Quitely! ¡Donde vamos a parar! Ya solo por la cara de viciosa y mala que le han puesto a la Frost merece la pena comprárselo. ¡Y este no supera los 50$!

Aunque tengo que reconocer que hay un detalle de esta figura que personalmente no me gusta nada de nada. ¡Pantalones! ¡Qué insitencia con los dichosos pantalones! Supongo que esta es la razón para que le hayan plantado esa enorme X justamente en medio del punto clave. Debe de ser una señal de "prohibido pantalones."

sábado, octubre 22, 2005

City of Villains

Este finde no hay posts, que me acaban de aceptar en la Beta del juego City of Villains y me voy a pasar todo el fin de semana viciándome.


No pienso jugar con este personaje pero tenía que probar a ver que tal quedaría una Frost en pantalla...

¡Lastima que de comienzo no dejen ponerle una capa! Sin una capa de vampiresa la Frost no es que imponga mucho respeto, la verdad. ¡Y las botas tendrían que permitirlas de caña alta!¡Y los guantes largos! Ya puestos a pedir... falta el látigo también...

¡Ay! A mi edad y jugando a vestiditos. ¡Anda que ya me vale!

viernes, octubre 21, 2005

Frost por Dodson

El señor Terry Dodson tiene un estilo muy en la línea de Adam Hughes y eso ya le da muchísimos puntos para convertirse en uno de mis favoritos, pero lo que realmente me he terminado de convencer es lo maravillosamente bien que ha retratado a nuestra villana favorita.

¡Disfruten!

Aquí podemos ver a una imponente Emma Frost con mejor aspecto que nunca. ¡Y con el uniforme del Club Fuego Infernal! ¡Cómo debe de ser!¡Sí señor! Este Dodson si que sabe...

Y en este dibujo podemos ver a Frost con el uniforme que lucía en la etapa Morrison – Quitely. Mira que a mi ese uniforme no me gustaba nada de nada, pero tras comprobar lo bien que le sienta en esta ilustración, me doy cuenta de que la culpa no era del uniforme... ¡La culpa era del Quitely!

¡Sobresaliente para Dodson! Esta vez se lo ha ganado...

Frank Cho firma por Marvel.

Recientemente el Newsarama ha dado la noticia de que el dibujante Frank Cho, autor de Liberty Meadows, ha fichado en exclusiva por Marvel. Aquí no me hice eco de la noticia porque este no pretende ser un blog de noticias. Este blog es de... estooooo... ¡de arte! ¡Esto es un blog de arte! Así que disfruten del genial arte de Frank Cho.

En la página del Newsarama podemos ver una preview de una de las páginas de Cho que me ha llamado mucho la atención, pues en una viñeta... ¡podemos ver a lobezno bebiendo zumo! ¡Pobre lobi! Primero le quitan los purazos y ahora le quitan las birras...
Pero eso no es lo más interesante de todo. Si Lobi esta paseándose por las viñetas de Cho, entonces existe una pequeña posibilidad de ver a otros miembros de la Patrulla X dibujados por él. ¿Están pensando en alguien en concreto?

¿Qué tal se vería una Emma Frost dibujada por Frank Cho? ¿Mmmmmmmmmm?

jueves, octubre 20, 2005

La Tormenta Imperfecta

Hace cosa de unas semanas, los blogs de noticias de copy-paste se hicieron eco de la noticia publicada por el Newsarama, de que el dibujante Terry Dodson había sido contratado por los señores de EA para realizar el diseño de personajes de un videojuego de PSP llamado Marvel Nemesis: Rise of the Imperfects.



No he podido evitar fijarme en el uniforme diseñado por el señor Dodson para su Tormenta Imperfecta. Se supone que en el videojuego aparecen versiones más oscuras y malvadas de los héroes Marvel que conocemos... y yo me pregunto...



¿Qué tiene de malo ese uniforme? ¡A mí me parece perfecto para Tormenta! Especialmente tras el enésimo intento de Claremont por convertir a Tormenta en “chica mala” visto en Tormenta: Arena y no el look “back to the classics” que le han puesto tras el Reload.

¡Anda que no molaría ni nada ver a Halle Berry vestida con ese atuendo!

miércoles, octubre 19, 2005

Frost por Hughes

Qué Adam Hughes es genial como dibujante es algo que no me cansaré de repetir. Me encantan esas féminas de curvas tan rotundas que aparecen en sus portadas, como la Catwoman de ayer.

¿Pero que podría ser mejor que una Catwoman dibujada por Adam Hughes? ¡Exacto!
¡Una Emma Frost dibujada por él!

Aquí la tienen.




¡Chicos!¡Chicos! No se me desconcentren ahora, que tenemos más. El siguiente dibujo posiblemente lo reconocerán enseguida pues fue portada de la revista Wizard.


¿Se dan cuenta del detalle? Una impresionante Emma Frost al ladito de una estupenda Jean Grey... ¡y el sosainas de cíclope sin aparecer por ningún lado!¡Olé!


Lo que yo digo. Adam Hughes es un genio.

martes, octubre 18, 2005

El busto de Emma Frost

Me parece de muy mal gusto que, teniendo tantas y tantas imágenes de la Frost para elegir, los de Panini tuvieran que escoger precisamente a la Frost horrorosa de Quitely para ilustrar aquella baraja de naipes que regalaron en su día por comprar cómics Marvel.


Pero lo que ya me parece de juzgado de guardia es que exista gente que pueda inspirarse en tan horrible arte para esculpir un busto de la Frost. ¡Y que pidan 129$ por esta cosa tan espantosa ya es el colmo!¿Quién en su sano juicio querría adornar sus estanterías con semejante adefesio?


Por cierto... ¿de que busto creían que les hablaría? ¿Acaso pensaban en otro?

lunes, octubre 17, 2005

¡Mira! Salimos en el Tebelogs

Ayer no tuve tiempo de pasarme por el blog a postear nada y hoy nada mas entrar, me encuentro con que ya soy miembro del Tebelogs.



¡Qué cosas! Si hace un año alguien me hubiera dicho que tendría mi propio blog en Tebelogs le hubiera respondido: “¡Anda ya!”

Ayer también fui linkado por primera vez por otro blog.

Muchas gracias al señor Redivivo del blog En Busca del Tiempo Perdido.

sábado, octubre 15, 2005

Astonishing Frost

Ya tenía yo ganas de echarle el guante al número 2 del Astonishing X-Men. Más que nada por ver que tal maneja Whedon la relación entre dos de sus personajes principales: Emma Frost y Kitty Pride. A menos que me equivoque mucho, creo que esta es la primera vez que estas dos coinciden en la misma serie dentro de una misma formación mutante.

Si la memoria no me falla, la primera aparición de la Reina Blanca en las colecciones mutantes fue allá por el Uncanny X-Men #129, intentando “captar”, por las buenas o por las malas, a Kitty para su academia de Massachussets. Como que a las buenas no pudo ser, la Frost intentó secuestrarla, teniendo que intervenir la patrulla X al rescate para frustrar aquel intento de rapto. ¡Menuda historia! Tener que pelearte con una rubia imponente semidesnuda por culpa de una cría estúpida tendría que ser toda una experiencia de esas que dejan huella y no se olvidan, ¿verdad? Pues cuando la Frost entró en el grupo nadie le dijo ni mú al respecto...

Pero por fin podemos leer en una de las páginas de este número 2 como le recriminan a Frost aquella pasada villanía. En una viñeta podemos contemplar en primerísimo plano el rostro desafiante de Kitty mientras le suelta estas palabras: “La primera vez que conocí a la patrulla X. El primer día... fui embocada, capturada y enjaulada. Por Ti.”


¿Qué es lo mejor que se puede hacer con una niñata de 13 años insolente y metomentodo? ¡Ponerle un bozal y meterla en una jaula! ¡Olé! ¡Bravo por Emma Frost! ¿He dicho ya que la Reina Blanca es mi villana favorita? Lo malo es que Whedon no parece terminar de cogerle el pulso al personaje, porque la Frost se queda impasible y sin responder a las acusaciones de Kitty.

La verdadera Reina Blanca le habría dado una respuesta de lo más cínica, seca y cortante. Con una sonrisa de arrogancia y suficiencia en los labios...

El dialogo tendría que haber sido tal que así:

Kitty — La primera vez que conocí a la patrulla X. El primer día... fui embocada, capturada y enjaulada. Por Ti.

Frost — Lo recuerdo perfectamente, querida. Ese día me lo pasé estupendamente... ¿y tú?

miércoles, octubre 12, 2005

Mi villana favorita

Mi villana favorita de los cómics es, sin dudarlo, Emma Frost. La malvada Reina Blanca del perverso y diabólico Club Fuego Infernal.


La primera vez que vi a este personaje fue en la portada de un número de la primera serie de los Nuevos Mutantes. Dibujada por el genial Arthur Adams, en esta portada se podía contemplar la impresionante figura de una especie de bruja o vampira, ataviada con un conjunto de lo más sugerente: corsé de cuero, guantes largos, botas de caña alta y capa. De su mano colgaban, inertes y completamente a su merced, los integrantes de los Nuevos Mutantes completamente derrotados, como marionetas a las que hubieran cortado los hilos. Su rostro estaba completamente en sombras, lo que remarcaba todavía más la poderosa sensación de maldad que transmitía aquella escena.


Emma Frost era integrante del círculo interno de una especie de sociedad secreta para mutantes multimillonarios y aburridos, con mucho tiempo libre, llamada Club Fuego Infernal, que no tenían otra cosa mejor que hacer con sus millones que intentar conquistar el mundo y pelearse con la patrulla X. Todos los integrantes masculinos del club vestían de una forma decadente y totalmente retro, mientras que las féminas vestían de una manera bastante provocativa y con un estilo descaradamente fetish. Algo completamente inaudito y quizás un pelín excesivo para un cómic de superhéroes, si tenemos en cuenta que en aquellos tiempos todavía se consideraba que los cómics eran cosas para críos.

La Frost, además de regente del club, era la directora de la Academia de Massachusetts, donde entrenaba a los infernales (hellions en el original), que era una especie de versión malvada de la escuela para jóvenes talentos del profesor Xavier. No contenta con tener su propia academia para mutantes malvados, la Frost intentaba por todos los medios hacerse también con los estudiantes del Xavier y en la portada ya mencionada, se nos muestra como la Frost lograba al fin su ansiado objetivo de unir a los Infernales y a los Nuevos Mutantes en un solo grupo. Ni que decir tiene que al final la villana recibía su merecido, sus planes se veían frustrados y los mutantitos regresaban con el calvorota...
Como toda buena villana, la Reina Blanca creció en popularidad entre los aficionados a las colecciones de mutantes, por lo que alguna mente pensante de la Marvel decidió que podría ser buena idea que la Frost se cambiase de bando y se pasase a los buenos como tantos y tantos villanos de los X-Men en el pasado. ¡Si es que hasta Dientes de Sable ha sido miembro de la patrulla! Por una de esas carambolas del destino que solo pueden ocurrir dentro del universo Marvel, la Frost por fin logró su sueño de convertirse en directora de los alumnos del Xavierito. Esto ocurrió dentro de la serie Generación X, que en su día fue publicada en España por Forum y que todavía es posible encontrar en algunas librerías especializadas, si rebuscamos en la sección de números atrasados de las series mutantes.

El caso es que su atuendo de dominatrix profesional no parecía ser lo más adecuado para ejercer la docencia, teniendo en cuenta lo fácilmente impresionables que son las mentes adolescentes, en plena efervescencia hormonal, por lo que los mandamases de la Marvel decidieron cambiarle el uniforme por otro que, a mi gusto, resultaba de lo más hortera que se haya visto nunca en una serie de cómic. Le quitaron las botazas, los guantes y la capa. A cambio la taparon bien tapadita, obligándole a llevar chaqueta y pantalón. Pero como la Frost es mucha Frost, se decidió que debía conservar su corsé de cuero y la calzaron con unos zapatos de tacón de aguja, que le hubiera lastimado los tobillos a cualquier modelo de pasarela carente de habilidades mutantes.

La Frost con pantalones. Fatal para la libido mutante.

Aunque la serie de Generación X logró aguantar el tipo durante sus buenos 70 números, al final las malas ventas obligaron a cancelar la serie y nuestra querida Frost se quedó en el paro (o lo que sea el equivalente del paro para las villanas multimillonarias con mucho tiempo libre), momento que aprovechó el guionista británico Grant Morrison para captarla y ponerla en la plantilla de lo que prometía ser lo nunca visto hasta la fecha en la franquicia mutante. ¡Si hasta el pomposo del Morrison se atrevió a bautizar a su serie con el título de "New X Men"! ¿Se atrevió Morrison a recuperar el antiguo atuendo villanesco de la Reina Blanca? Nooooooooooooooooooooo. Ni mucho menos. Es cierto que su nuevo uniforme era todavía más escueto del que lucía en sus buenos tiempos del club infernal, pero no es menos cierto que aquel uniforme tenía sus detalles espantosos. Morrison le cambió los tacones por unas plataformas que darían vertigo a una drag-queen y le quitó los pantalones para cambiarselos por unos shorts. ¡La Reina Blanca en calzones! ¡Lo que tenemos que aguantar los sufridos fans! Pero lo peor de todo sería que con la llegada de Morrison a los guiones, llegaría también a la serie la octava plaga de Egipto. ¡Quitely y su epidemia de rostros mongoloides!

¡Horror! ¿Pero quien coño es esta tipa?

¿Quién tendría el estomago suficiente como para fijarse en semejante adefesio? ¿Lo adivinan? ¡Exacto! Cíclope alias sosoman. Tan solo el soso de Cíclope podría preferir a una Reina Blanca con pantalones.

Frost y el sosainas de su novio

Por fortuna no todo parece perdido. Con la llegada de Whedon y su X-Men Reload, el uniforme de nuestra villana preferida recupera algo de su perdido encanto. Recuperamos los guantes largos. ¡Bien! Recuperamos los tacones de aguja. ¡Bien! Recuperamos la capa. ¡Bien! Pero el Cassaday insiste con los pantalones. ¡Maldición! ¿Es que no aprenderán nunca?

¡Qué le quiten los pantalones! ¡Ya!

domingo, octubre 09, 2005

Mi heroína favorita.

Retrocedamos en el tiempo hasta principios de los noventa. En aquellos tiempos pegaba con fuerza, en los canales autonómicos, la serie de Bola de Dragón. El éxito de aquella serie de animación era tan rotundo, que la chavalada no dudaba en fundirse la escasa paga semanal en comprar fotocopias de la serie, con imágenes del Goku de pésima calidad, ante la inexistencia de cualquier merchandising oficial que cubriera las necesidades consumistas de los fans con los que Toriyama ya contaba a millares en nuestro país. Fanzinillos de medio pelo dedicados a Bola de Drac surgieron como setas, se vendieron como churros y desaparecieron con la misma celeridad con la que habían nacido. Ante aquel increíble fenómeno de masas, las editoriales españolas supieron responder con la presteza habitual, ante las demandas de material por parte de los fans. Cuando la línea directa Forum se colapsó con las llamadas de los lectores ansiosos por saber de primera mano algún dato acerca de la fecha de publicación de los cómics del Son Goku, el señor editor en jefe, don Antonio Martín, reaccionó de la única manera acorde con aquellos tiempos. Se rascó la cabeza, se atusó los bigotes, se preguntó: ¿Y ese tal Goku, de que me suena?” y se puso a estudiar la posibilidad de reeditar por enésima vez la Espada Salvaje de Conan...

Un año más tarde, alguna cabeza pensante de la editorial Planeta se cayó finalmente del guindo y se dio cuenta de que allí existía todo un filón por explotar. ¡La invasión manga había comenzado!

Junto con los derechos para publicar Dragon Ball en España, los de Planeta-DeAgostini cómics se hicieron también con los derechos para publicar el material manga que los de la editorial estadounidense Viz ya habían traducido del japonés al inglés. Supongo que la razón para tal decisión fue que traducir directamente del original japonés al castellano les salía por un huevo y por parte de la yema del otro, porque otra explicación no encuentro para semejante decisión. Así fue como desembarcaron en nuestra piel de toro obras tan nefandas como: El puño de la Estrella del Norte, Grey, Xenon, Baoh y otra morralla semejante. Mucha variedad en los títulos, pero muy poca calidad en los contenidos. De hecho, los españolitos tenemos las estanterías llenas a rebosar de series mangas colgadas a la mitad, ante el nulo criterio de los de Planeta a la hora de decidir que era publicable y que no. Afortunadamente, entre tanta mediocridad, uno podía encontrarse con auténticas joyitas, como la serie de la que paso a hablarles a continuación...

Alita Ángel de Combate.

Alita ángel caído


Alita. El ángel roto de Typhares. El título de ángel de combate le viene como anillo al dedo a nuestra Alita, pues tras su rostro dulce y angelical se esconde el espíritu indómito de toda una guerrera salvaje, que no duda en llegar al extremo de automutilarse con tal de lograr la victoria en el combate. Tratar de explicar con razones lógicas el porqué adoro a la pequeña y letal Alita me resultaría inútil. Me encanta y punto. Quedé prendado de ella desde el primer instante en que la vi en la portada del primer número de la primera miniserie que publicó Planeta en España. Aquella primera portada, que mostraba a una especie de muñeca rota, abandonada entre la suciedad y el polvo, me atrajo con la misma y poderosa fuerza hipnótica con que las polillas se ven atraídas por la llama. En este primer número, el autor Yukito Kishiro, nos narra como el doctor Daisuke Ido, experto en la reparación de cyborgs, encontraba una cabeza humana abandonada entre los escombros del patio de los desperdicios y decidía devolverla a la vida, con la fútil esperanza de poder crear algo hermoso a partir de la basura. La pequeña Alita creció ingenua e inocente, completamente ajena a los peligros de su entorno, un mundo hostil, apocalíptico y post-humano, al amparo de los cuidados paternales de un Ido que se esforzaba en mantener a salvo la pureza e inocencia de Alita. Lamentablemente aquel experimento estaba destinado al fracaso desde un principio y ya en este primer número la joven Alita se ve amenazada por el vil Makaku, un horrible y monstruoso yonqui cyborg, que apagaba sus ansiedades devorando cerebros humanos vivos para sintetizar a partir de ellos las endorfinas, substancias químicas que genera nuestro cerebro para generar placer, a las que era adicto. ¿Cómo podría la pequeña Alita sobrevivir al enfrentamiento con tal horror? Kishiro nos da la respuesta también en este primer número. Alita conoce un arte marcial secreto y letal, llamado Panzer Kunst, que le permite volar en pedazos a sus enemigos.


Alita tras ser rescatada por Ido


La verdad es que así explicado uno podría pensarse que este manga no es más que otro del montón, con mucha violencia gratuita, mucho gore, muchas peleas de artes marciales y poco o nulo argumento, pero esto no es cierto. En Alita se nos narra el resurgir de un alma que busca desesperadamente la redención de su karma, purgar los pecados de su vida pasada y lograr librarse de un destino de violencia y sufrimiento sin sentido. En Alita también tenemos espacio para la ternura y el romance, aunque siempre con finales trágicos, hasta el punto de que la propia Alita ironiza acerca de si misma bautizándose con el siniestro nombre de “Ángel de la muerte de Typhares”. En serio, si no han leído nunca este manga, ya tardan en correr a su librería especializada habitual o no duden en pedirlo prestado a algún amigo o conocido otaku.


Ángel de combate



Una última advertencia. La saga de Alita tarda un poco en despegar, pues tras una prometedora primera miniserie, llega una segunda un poco decepcionante en la que se nos narran los amoríos de Alita con un joven adolescente del patio de los desperdicios llamado Hugo. A continuación le sigue la serie del motorball que, aunque para muchos fans sea la mejor de todas, a mí me resulta un poco irregular. Es a partir de la cuarta parte cuando el manga de Alita cobra toda su fuerza, al mostrarnos Kishiro al principal villano de la función, que hasta ese momento tan solo se intuía como una amenaza en la sombra. Hablo del demente profesor Desty Nova, una especie de compendio de todos los “mad doctor” que nos ha legado la historia del cine y la literatura, que en muchos momentos de la saga llega a robarle el protagonismo a la mismísima Alita. ¡Nada como un buen villano para que una historia estupenda se convierta en magnifica!


El demente doctor Nova


Si por alguna razón se perdieron las desventuras de la pobre Alita en su día, les recuerdo que Planeta recientemente reeditó toda la serie del tirón, sin recurrir al formato miniserie de Viz, aunque esta vez optando por traducir directamente del original japonés y conservando los nombres originales de la serie. En Japón, por ejemplo, el manga en realidad se llama GUNNM, Alita en realidad se llama Gally y Typhares en realidad se llama Jeru, lo que puede provocar alguna confusión a los aficionados en el futuro, pues el director James Cameron ya ha anunciado que planea adaptar las desventuras de Alita a la gran pantalla. ¿Conservarán para entonces los de Planeta el nombre de Gally?

sábado, octubre 08, 2005

La política de la empresa


Ayer insinuaba, así como de pasada, que el Tebelogs era una gran perdida de tiempo...

Creo que fui muy injusto.

Si me pasaba tantas horas muertas con el Tebelogs es porque rebuscando entre sus enlaces uno puede encontrarse con verdaderas joyitas. Autenticas maravillas.

De todo el listado de blogs registrados en Tebelogs, mi favorito (sin dudarlo) es el blog de Jotace.

¿Por qué?

Difícil responder a esta cuestión. ¿Cómo resumir un blog entero en un solo post? ¿Cómo podría hacerle justicia?

Lo mejor de todo es que el propio Jotace ya lo ha resumido todo con “la política de la empresa”:

¡Pensamientos limpios, chavales! ¡Pensamientos limpios! Y que no se entere el murciélago de que no le habéis hecho caso...

viernes, octubre 07, 2005

Cuestión de principios...

¡Habemus blog! Ya puedo pregonar a los cuatro vientos informáticos que: ¡Por fin tengo mi propio blog!

Y ahora viene la preguntita de rigor:

¿Necesitaba la blogosfera otro puñetero blog más?

Respuesta: “Sinceramente, querida, me importa un bledo.”

La verdad es que, hasta la fecha, mi experiencia con internet se ha limitado a mirar y a no participar. ¡La de días que habré perdido yo con el Tebelogs!¡La de veces que habré pensado para mis adentros: “yo también podría escribir sobre este tipo de cosas”! Al fin y al cabo no es tan difícil. Tan solo tendría que fusilarme todas las noticias del Newsarama, como hacen la mayoría de los blogueros...

¿Y de que tratara este blog?

Pues de un poco de comic, sin ser un blog de comics; de un poco de cine, sin ser un blog de cine; de un poco de rol, sin ser un blog de rol; de un poco de novelas de genero fantástico, de terror y de ciencia-ficción, sin ser un blog literario; y posiblemente tambien de chorraidas sacadas de internet, sin ser un blog friki...

Un poco de todo, en definitiva.

¿Y cada cuanto actualizaré este blog?

Pues más o menos... cuando me venga en gana. Al principio estaré muy animado y puede que lo actualice diariamente, pero con el tiempo puede que pase a ser un blog semanal... o quizás mensual... hasta que me acabe hartando de él y termine abandonandolo, junto al gran mogollón de otras cosas que he dejado a medias a lo largo de mi vida.